martes, 8 de abril de 2014

KENNEDY SUMMERS, UNA BELLEZA A LA ALTURA DE SU INTELIGENCIA

      
      Haciendo un repaso por las Mejores Chicas Playboy no me podía olvidar de KENNEDY SUMMERS (Berlín, 3 de marzo de 1987), una preciosidad rubia de 1´72 metros de estatura y 52 kilos de peso que me tiene totalmente loco. Summers es una modelo algo atípica, pues tras llevar más de una década posando decidió ir a la universidad de medicina para obtener el título de maestría en administración de salud… eso y desnudarse para Playboy, todo al mismo tiempo.


      Fue Playmate del mes de diciembre de 2013, pero ahí no acaba la cosa, ya que también está licenciada en antropología, lo que tampoco es muy habitual entre las modelos eróticas. Tal vez con ello Kennedy quiere demostrar que no es una rubia guapa y tonta, que es la imagen tópica –y falsa- que tiene la gente de las bellezas con el pelo del color del trigo. Se lo compro, pues estoy por asegurar, aunque una cosa no tenga nada que ver con la otra, que he conocido más mujeres tontas feas que guapas.
 

      Kennedy nació en Berlín porque es hija de un veterano militar norteamericano destinado en Alemania, pero creció en Virginia y pasó parte de su juventud en Tailandia, lo que ha marcado en parte su exotismo y sensibilidad a la hora de posar, y si a su belleza le añadimos su alto cociente intelectual ¿quién es capaz de negarnos que estamos ante la mujer perfecta?
  


     Kennedy no sueña con ovejas eléctricas, sino con ser cirujano plástico, es por eso que ahora está estudiando medicina especializada y quiere montar su propia clínica (¡madre mía, esta mujer con bata blanca, ligueros y estetoscopio!), desde luego, yo no me perdería ni una sola cita. Es más, creo que estaría enfermo un día sí y otro también. Su futuro, en todo caso, se presenta muy brillante, y yo que me alegro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario