lunes, 24 de marzo de 2014

TIFFANY TOTH, UN CIERTO AIRE A DEBBIE HARRY

   
      La modelo erótica TIFFANY TOTH (Anaheim, California, 28 de marzo de 1986) tiene un aire, en algunas fotos y poses, a lo Debbie Harry que me encanta, sobre todo cuando se la ve con esas gafas Ray-Ban Aviator y su largo cabello rubio peinado con flequillo. Tiffany se crió en el condado de Orange y por sus venas corre sangre francesa, irlandesa y húngara, fue Ciber Girl de la semana Playboy en la tercera semana del mes de noviembre de 2005 y Ciber Girl del mes en mayo de 2006.

      Tiffany además de ser una de las grandes musas Playboy, ha posado para otras revistas como Seventeen y Maxim entre otras, también lo ha hecho para una serie de catálogos. Ella declara que le gusta cocinar, pintar, decorar interiores, la playa y pasar el mayor tiempo posible con su familia. Algo curioso es que probó a ser Playmate del mes en el año 2009 pero fue rechazada. Sin embargo, no se conformó y en un segundo intento fue aceptada, siendo Playmate del mes de septiembre de 2011.

      Tiffany ha comentado “Desde que tengo memoria, he sentido gran fascinación por Playboy, leía la revista e idolatraba a las Playmates, incluso me atrevía a imitar sus peinados, maquillajes y poses”. La modelo es también propietaria de la web Lovetifftot que vende moda a precios asequibles. De su profesión de modelo dice que lo mejor es que los viajes y los trabajos nunca son los mismos.

      Tiffany Toth se describió a sí misma como creativa, interesante y sincera, y su mayor secreto de belleza es la confianza. A ella, como a este cronista, no le gustan los tatuajes, y una de las cosas a las que más teme es a los terremotos. No sabemos por qué, pero cuenta que su peor experiencia en la adolescencia fue la escuela secundaria. Tampoco tiene grandes ambiciones, sólo trabajar de modelo y maquilladora y en el futuro tener su propia panadería. Le gustan los hombres independientes, seguros de sí mismos, divertidos y que no sean celosos. No le gustan nada los hombres que se jactan del dinero que ganan y se preocupan demasiado de su estado físico. Lo cierto es que cada día me cae mejor esta bellísima mujer, uno ha conocido a premios Nobel menos coherentes, y no me hagan dar ejemplos. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario